English Español Français Deutsch Italiano Český Polski Русский Română Українська Português Eesti 中文

Conocimiento contemporáneo sobre Dios, sobre la evolución y el significado de la vida humana.
Metodología del desarrollo espiritual.

 
Sexo en el Camino espiritual
 

Sexología/Sexo en el Camino espiritual


Sexo en el Camino espiritual

Los métodos de trabajo espiritual —si los consideramos muy generalmente— pueden ser divididos en dos grupos principales:

1) Los métodos «rituales» utilizados por creyentes que estudian la información básica sobre la religión (si esta información es correcta o no es otra cuestión) y se acostumbran (con la ayuda de ritos, entre otras maneras) a la idea de la existencia de Dios.

2) Los verdaderos métodos esotéricos entre los cuales se encuentran las psicotécnicas especiales que ayudan a los buscadores dignos a aprender a limpiar y a desarrollar las estructuras energéticas de sus organismos (chakras y meridianos principales), a transformarse en grandes corazones espirituales y luego avanzar hacia el conocimiento personal y directo de Dios en Sus varias Manifestaciones, entre las cuales está el Creador.

Debemos destacar enseguida que los principios éticos examinados en este y otros libros [15-25 y otros] son fundamentales para todos los buscadores espirituales y deben ser practicados, entre otros casos, en sus relaciones sexuales.

El más importante de estos principios es no hacer daño a otros seres vivos (ahimsa).

Este principio puede ser cumplido sólo a condición de suprimir dentro de uno mismo las tendencias egoístas. Aquellos que no se han esforzado lo suficiente para llevar a cabo lo antedicho no tienen derecho a practicar los métodos esotéricos. En caso contrario, Dios detendrá a tales candidatos por medio de diversos cataclismos en sus vidas, lo que, a su vez, puede provocar trastornos mentales, entre otras consecuencias.

Para dominar exitosamente los métodos esotéricos de trabajo espiritual, uno necesita mucha energía. Su cantidad depende, entre otros factores, del estado del sistema de chakras. Una de las maneras naturales de estimular este sistema es a través de una vida sexual armoniosa. Es poco probable que aquellas personas que no hayan pasado por este tipo de experiencia alcancen algún progreso serio en el trabajo espiritual. Es difícil incluso imaginarlos trabajar con la kundalini y con la creación de los dharmakayas, que son macroestructuras estables de la conciencia refinada, formadas fuera de los límites del cuerpo físico y compuestas de los análogos gigantes de los chakras.

También existe otro factor que confirma la conveniencia de la vida sexual para los buscadores espirituales. El hecho es que el anhelo vehemente por conocer al Creador debe predominar en la vida de tales personas y ninguna cosa, como, por ejemplo, la insatisfacción sexual, debe afectar este anhelo. En otras palabras, sería conveniente que el buscador espiritual tenga la posibilidad de «descargar» el exceso de su bioenergía sexual en el marco de un matrimonio armonioso.

Con todo, destaco una vez más que el otro compañero debe ser necesariamente adecuado tanto según su estado de salud como según su nivel de refinación bioenergética y de desarrollo espiritual en general.

También es importante saber que un matrimonio armonioso es extremadamente favorable para el desarrollo correcto de la esfera emocional o, más exactamente, para la refinación de la conciencia a través del desarrollo de emociones tales como la ternura con matices sexuales, la ocupación del otro, la gratitud, etc. Y sin esto ningún avance espiritual serio es posible.

En las etapas iniciales del trabajo esotérico, pueden utilizarse, embelleciendo al mismo tiempo el contacto sexual y contribuyendo a la limpieza y al desarrollo exitoso de las estructuras bioenergéticas, los ejercicios tales como la unión de las energías de dos chakras homónimos del tronco o la rotación colectiva de la energía alrededor de la «órbita microcósmica».

Debo remarcar, sin embargo, que tales técnicas pueden ser provechosas sólo para aquellos que se han establecido en sattva. ¡Estudien en nuestros libros cómo lograr esto y entonces el sexo sáttvico los ayudará a fortalecerse aún más en el estado de sattva!

* * *

Conozcamos también la opinión de Jesús el Cristo sobre este tema:

«La ternura es una de las cualidades asombrosas de Dios.

»¡Como Yo quisiera persuadir a todas las personas que viven ahora en el plano material de que empiecen a entender la belleza, la santidad y la grandeza de la sagrada comunión entre dos almas conocida como relación sexual! ¡Si solamente esto fuese logrado, podría contribuir significativamente a la santificación de esa experiencia tan hermosa y bella! ¡Hasta que las personas no perciban el propósito Divino de esta idea, que existe en todos los reinos de la Creación, muchas de ellas pensarán que es una manifestación animal humillante que no tiene nada que ver con el éxtasis de la santidad, un estado jubiloso de unión!

»¡Sé que esto cambiará cuando la gente lea estas palabras! ¡Sé que esto tocará los corazones y transformará a muchos seres humanos! ¡Generará un nuevo impulso inesperado que incitará a las personas a ser conscientes de la gran pérdida y distorsión terrible que ocurrieron a causa de menospreciar aquello que fue ideado como una de las experiencias más sagradas entre dos personas! ¡Esta experiencia posee la unidad, por eso la llamamos sagrada!* Es una comunión perfecta y santa cuando se realiza como un ritual perfecto entre dos personas llamadas marido y mujer.

»(Pero) bajo ninguna circunstancia, Yo apruebo las relaciones sexuales casuales. (…) Bajo ninguna circunstancia, la ignorancia debe prevalecer manifestándose en las relaciones sexuales casuales; en caso contrario, obtendrán como resultado el caos y la decadencia del mundo». [24,52]

* * *

La sexualidad es una función biológica natural de todo organismo maduro y saludable, propia de humanos, animales e incluso plantas en su nivel vegetativo. La sexualidad asegura la reproducción. En el caso de las personas y los animales altamente desarrollados, ésta también contribuye a la socialización de los individuos y la crianza de los niños, al desarrollo de muchas emociones y cualidades éticas invaluables desde el punto de vista de la evolución espiritual.

Sin embargo, una persona espiritualmente desarrollada tiene además la posibilidad de usar su sexualidad conscientemente para acelerar su avance hacia la Perfección espiritual.

Para este tipo de personas la sexualidad es, primero que nada, la esfera de educación ética. En esta esfera cada uno puede recorrer el camino que empieza con la eliminación de los rasgos del egocentrismo primitivo y termina con el control absoluto sobre las propias emociones sexuales y el uso de la sexualidad solamente para el perfeccionamiento espiritual colectivo.

¿Cuáles son las razones por las que ciertos movimientos religiosos tratan de suprimir la sexualidad y profanarla en toda forma posible? Son dos.

La primera era la tendencia justificada de prevenir la difusión de las enfermedades de transmisión sexual en un ambiente poco cultural y evitar el nacimiento de una cantidad demasiado grande de niños, a los cuales era necesario alimentar y «poner en el buen camino» socialmente.

La segunda razón consiste en que los líderes de ciertas sectas (movimientos religiosos que se desviaron de las Enseñanzas originales de Dios) tratan de someter a su «rebaño» inculcándole sentimientos de «culpa» y de «pecaminosidad», diciéndole que son pecadores desde el nacimiento sin ninguna esperanza y que sólo ellos, los «pastores», tienen la autoridad, dada por Dios, para liberarlos de sus pecados. ¡En cambio, la gente, tiene que adorar por eso a estos «pastores», obedecer en todas las cosas y, por supuesto, traerles cada vez más dinero! Este tipo de mentira, debe admitirse, encontró terreno abonado en multitudes de personas poco desarrolladas intelectualmente. Gracias a esta y otras mentiras similares, varias sectas religiosas masivas han podido existir por muchos siglos.

Déjenme darles sólo un ejemplo de la Rusia actual: el nombre de la catedral católica principal en Moscú se llama «Catedral de la Inmaculada Concepción». Yo personalmente ni siquiera me acercaría a las puertas de dicha catedral, pues el nombre mismo de este «templo» declara que a lo largo de la historia de la Tierra, solamente la concepción de la madre de Jesús (que sucedió supuestamente sin la participación de un varón encarnado) fue inmaculada y las otras concepciones entonces están maculadas. ¡Pero esto profana todas estas concepciones y también a todas las madres, a todos los padres y a todos los niños que han nacido, así como todo el amor sexual entre las personas!

¡Cualquier persona razonable entiende que esta profanación no puede venir de Dios, sino de personas impuras y mentirosas! Pues incluso en la Biblia Dios mandó a la gente a «ser fructíferas y multiplicarse» y la actitud cariñosa y tierna de Jesús hacia los niños puede verse claramente en el Nuevo Testamento (pueden estudiar también Las Enseñanzas Originales de Jesús el Cristo y el Evangelio de Felipe en el libro [24]).

También existe otra mentira disfrazada de una forma religiosa. Según ésta, cuanto más sexo uno practica, más crece «espiritualmente» debido a la acumulación de la energía sexual en su organismo; e incluso se declara: «¡viva la masturbación!» como un medio para aprender a amarse a uno mismo. He escuchado este absurdo en la televisión y también lo he leído en algunos libros publicados en Rusia en los últimos años. Bajo este mismo lema también organizan clases de «tantra sexual», con la particularidad de que a estas clases y talleres invitan, sin una selección previa, a todos los que lo desean y pueden pagar bien. A veces los programas de estos talleres incluyen las humillaciones de los «estudiantes» y hasta violaciones «rituales» grupales.

Pero todo este disparate y suciedad son el resultado de la ignorancia religiosa o de un simple deseo de los organizadores de hacer dinero a partir de las tendencias lascivas de sus clientes. No hay nada espiritual en este caso.

Ya hemos discutido que solamente la sexualidad de las personas sáttvicas, es decir, aquellas que ya se han refinado como conciencias y se han purificado de las emociones groseras y de las pasiones primitivas, puede ser útil en el Camino espiritual. En cambio, la estimulación de la lujuria de los demás solamente les hace daño. También nada más que daño les espera a las personas sáttvicas si visitan uno de los talleres mencionados. Pues las energías groseras que se desencadenan allí afectarán su sutileza y menguarán su salud.

Es más, poseer un gran potencial energético (incluso si la energía no es grosera) no proporciona de por sí ningún avance o éxito espiritual. Uno debe saber dirigir esta energía —mediante técnicas meditativas especiales— al crecimiento de uno mismo en los eones Divinos. Si uno no lo hace, toda esta energía sexual desencadenada será probablemente utilizada sólo para encender aún más la lujuria, lo que no tiene nada que ver con el trabajo y el progreso espirituales.

¡La espiritualidad implica el deseo vehemente de una conciencia (o alma) de encontrarse con el Creador, y no con los cuerpos materiales de los compañeros sexuales!* ¡La sexualidad, en ningún caso, debe desplazar a Dios! Ésta es solamente un método auxiliar para aquellos que van juntos por el Camino espiritual. (O es simplemente una actividad normal, como comer o dormir, de un organismo sano).

El concepto pseudoespiritual, importado a Rusia, de «amarse a uno mismo» es también pervertido, puesto que este concepto es todo lo contrario al verdadero amor espiritual, donde el «yo» personal y el interés egoísta son olvidados y desaparecen siendo reemplazados por amor altruista y abnegado hacia los otros. Sólo desde el estado de tal amor es posible conocer a Dios y unirse con Su «Yo» Superior.

Además, existe la opinión de que «para el crecimiento espiritual» uno debe abstenerse de sus propios orgasmos. Los que practican este método acumulan en sus organismos la energía sexual (udana) de sus compañeros sin darles a cambio la suya. ¡Pero debemos entender y aceptar que, desde el punto de vista ético, esto es una forma de vampirismo bioenergético, que debe ser considerada únicamente como una manifestación detestable de las cualidades egocéntricas y primitivas más bajas de estas personas!

Igualmente ignorantes son las recomendaciones «espirituales» de nadar desnudos en playas públicas. Los que promueven esto dicen: «¡Que todos miren! ¡No vas a perder nada por eso!». Pero, en realidad, se puede perder mucho, por ejemplo, la salud, y junto con la salud, varios logros espirituales. Una cosa son los baños nudistas con amigos sáttvicos, con los miembros del propio grupo espiritual (ver [23-24]) y otra es desnudarse a la vista de personas primitivas que odian a todos y a todo o están obsesionadas con la lujuria. Estas personas pueden llenar con sus propias energías patógenas los cuerpos de sus víctimas solamente mirándolos.

Pues simplemente mirar algo con interés ya provoca un contacto de los indriyas de la conciencia con aquello que se observa y su introducción en el organismo del observado.

Si personas con almas puras contemplan con admiración su belleza, usted recibe de ellas porciones de energía de su amor puro, y entonces tanto usted como ellas se benefician de esto.

Pero desnudarse a la vista de representantes de la otra polaridad da un efecto diametralmente opuesto, es decir, usted puede enfermarse, incluso muy gravemente y por mucho tiempo.

Tampoco debemos olvidar que existe el riesgo de ser violado por esta clase de gente primitiva. En este caso, el daño bioenergético causado a usted puede ser aún más grave.

También quiero llamar su atención sobre el siguiente aspecto ético del nudismo: imponer la propia concepción del mundo a aquellos que no desean aceptarla y para los cuales es desagradable (aun cuando ellos están equivocados objetivamente) es incompatible con el principio ético primordial: «¡No hagas daño!».

* * *

Para finalizar, examinemos otra vez la cuestión «¿Con quién?».

¡Primero que nada, pónganse en el Camino espiritual! ¡Empiecen a buscar a nuestro Creador! Cómo hacerlo está descrito en detalle en nuestros y otros libros espirituales mencionados en la bibliografía. ¡Reúnan a las personas con ideas afines a su alrededor y juntos comiencen el Camino! ¡Desháganse de los indignos! Los indignos son aquellos que ignoran el aspecto ético del trabajo espiritual o no progresan en este aspecto. ¡Junto con el resto y con Dios, Quien necesariamente estará entre ustedes, satúrense del éxtasis de Su Amor! ¡Y de entre sus nuevos compañeros espirituales verdaderos, infaliblemente se encontrará aquel que estará más cerca a usted que cualquier otro discípulo encarnado de Dios!

Cuando las personas tratan de construir sus vidas dándole las espaldas a Dios, cometen muchos errores absurdos y sufren innecesariamente. ¡Pero con Dios —un verdadero Maestro vivo de todas las personas, a Quien es posible conocer si uno sabe lo suficiente acerca de Él y vive de acuerdo con Sus Enseñanzas— todo es mucho más fácil! ¡Y la vida entonces se llena de la felicidad del Servicio creativo y de la felicidad de la comunicación con otros buscadores espirituales que marchan juntos por el Camino hacia Dios! Todo lo que hacemos en este caso se vuelve incomparablemente más dichoso y brillante, todo: el trabajo, el descanso, la comida, el sueño, el amor sexual y la unión en este amor de dos almas puras.

* * *

Una vez Dios se dirigió así a una discípula que luego hizo un tremendo progreso en el Camino espiritual:

—¿Me amas realmente?

»Si es así, entonces ¿por qué desaparece esa aspiración apasionada con la que debieras arder todo el tiempo?

»Sólo en los matrimonios terrenales con el tiempo puede surgir la rutina, el aburrimiento mutuo y la apatía.

»¡Pero el amor hacia Mí es —siempre— como la primera vez, es la vida en un éxtasis incesante!

»¡El amor hacia Mí es el anhelo continuo de darse, de entregarse, no es el consumismo!

»Si en nuestras relaciones tu pasión se apaga cada vez, si eres perezosa en este amor, entonces todavía no hay un amor verdadero. ¡Y sin tal amor es imposible alcanzarme!

»Debes asumir la responsabilidad por tu propio destino. No debes depender (ni siquiera inconscientemente) de tu Maestro encarnado. ¡No puedes convertirte en Mí si alguien te arrastra hacia Mí como con una rienda! ¡Puedes unirte Conmigo siempre y cuando conduzcas a otros hacia Mí! ¡Vuélvete una líder espiritual, por lo menos, para ti misma! ¡En vez de ser solamente una ejecutora obediente, sé una líder! ¡Sólo así es posible llegar a Mí!

—¿Cómo puedo aprender a amarte aún más fuertemente?

—Mira los rostros a tu alrededor. En éstos, la tristeza, el aburrimiento, la ansiedad, el cansancio, el rencor… ¡Son infelices, porque no Me aman!

»¡Pero tú no puedes perder el estado de alegría y de júbilo jamás!

»¡Pues Yo soy tu Amado!

»¡No puedes estar triste! ¡Pues estás enamorada del Amado más bello de todos!

»Piensa qué suerte tienes:

»¡Tu Amado no puede morir, ya que es eterno!

»¡Tu Amado no puede dejarte ni por un segundo, ya que es omnipresente!

»¡Él está siempre contigo, dentro de ti y a tu alrededor y te impregna infinitamente con Su amor!

»¡Tu Amado es siempre nuevo! ¡Nunca te aburrirás con Él!

»¡Y nunca podrás dudar que Él te ama, ya que tu Amado consiste de Puro Amor solamente!».

* * *

¡Si vives exactamente así, si comprendes que Dios es, en verdad, Amor y que tú también puedes convertirte en ese Amor, e incluso ya lo puedes hacer un poco, entonces podrás sentir que no somos sólo dos amándonos el uno al otro, sino tres: ¡nosotros y Él! ¡Y convirtiéndonos en el Fuego del Amor que arde cada vez más dentro de nuestros corazones espirituales, nos unimos con la Llama Universal Tiernísima y Sutilísima de la Conciencia Divina!


<<< >>>
 
Página principalLibrosArtículosPelículasFotografíasSalvapantallasNuestros sitiosEnlacesQuiénes somosContacto